img1img2img3img3

Boletines

Demanda UNPF erradicar la violencia escolar

La violencia que se vive en las escuelas es un reflejo de lo que se está viviendo en la sociedad, es un problema complejo que no puede ser resuelto con soluciones fáciles, por lo que la sociedad en general y la comunidad educativa deben participar en su totalidad para resolverlo, además de la intervención de distintas instancias de gobierno.

Los últimos casos de violencia escolar que hemos visto en nuestro país, han mostrado la urgente necesidad de trabajar de manera inmediata en la erradicación de la violencia que sigue creciendo en las escuelas del país.

Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el primer lugar internacional de casos de bullying en educación básica, ya que este comportamiento ha afectado a 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria, tanto públicas como privadas. Entre los países miembros de la OCDE, el 40.24 por ciento de los estudiantes declaró haber sido víctima de acoso; 25.35 por ciento haber recibido insultos y amenazas; 17 por ciento ha sido golpeado y 44.47 por ciento dijo haber atravesado por algún episodio de violencia verbal, psicológica, física y, ahora, a través de las redes sociales.

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el número de menores afectados por la violencia escolar aumentó en los últimos dos años 10 por ciento, al grado de que 7 de cada 10 alumnos han sido víctimas de violencia y, aun cuando se carece de registros certeros (pues increíblemente no se miden las cifres de un problema tan grave), la ausencia de políticas para prevenir la violencia y el acoso escolar derivaron en bajo rendimiento y deserción, así como en un incremento de suicidio.

Es necesario contar con especialistas capacitados para atender a niños y jóvenes que presenten problemas de conducta o sean agresores dentro y fuera de los planteles escolares, así como para las víctimas de violencia, para recibir la atención profesional que sea requerida, por lo que se hace necesaria la participación de la Secretaría de Salud para brindar estos servicios de manera inmediata y gratuita tanto a los alumnos como a sus familiares.

Muchas veces la violencia que se practica en las escuelas proviene de alguien que fue agredido fuera de ella, principalmente en la familia, es necesario dar acompañamiento a esos escolares para recibir atención de médicos y de ser necesario se canalicen con especialistas que les atiendan para tener la oportunidad de desarrollarse correctamente y no ser condenados o rechazados, pues son insuficientes los servicios públicos para atender estos problemas.

Hace algunos días el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), mencionó que en México seis de cada 100 niños de entre uno y 14 años reciben un castigo físico "severo", mientras que 63.1 por ciento es víctima de actos violentos como bofetadas o jalón de cabello. Además, 53.1 por ciento sufre agresión sicológica.

La agresión que los menores reciben en casa, la trasladan al centro escolar, transformándose de víctimas a victimarios, o en algunos casos los puede llevar a la depresión, al consumo de drogas o atentar contra su propia vida.

Si no miramos el entorno social, económico y personal en el que se desenvuelven los estudiantes, difícilmente podremos erradicar la violencia escolar. Familias y escuelas deben trabajar de manera conjunta día a día en cada centro escolar.

Además, es necesario fortalecer las materias de civismo y ética que deben ser ejes rectores en el nuevo modelo educativo y la participación real y activa de los Consejos Escolares de Participación Social, para que desde ahí la comunidad educativa implante una cultura de paz.

Sitios de interés

img1img2img3img3img3img3img3img3img3

Log in or create an account

prueba ggggg