El pasado 10 de noviembre se llevó a cabo el tradicional desayuno anual con directores organizado por la Unión Nacional de Padres de Familia, en donde se propuso el humanismo como parte central para desarrollar el Nuevo Modelo Educativo.

El evento estuvo encabezado por la presidenta de la Alianza por la Familia y la Educación, Consuelo Mendoza García, quien además representó al actual presidente  de la UNPF, Leonardo García Camarena.

El evento realizado en la Ciudad de México, contó con la presencia de cientos de directivos y presidentes de mesas directivas de padres de familia de varios colegios.

La primera charla estuvo a cargo del Hermano Moisés Matamoros, director del Colegio Simón Bolivar, sección secundaria, quien analizó las oportunidades que hay en el Nuevo Modelo Educativo con el que estudiarán las siguientes generaciones de estudiantes.

Recordó que la educación en México “atraviesa por la politización y la corrupción y vive una crisis como estructura política, económica y social”, además llamó a los padres de familia a participar activamente .como observadores en los procesos de evaluación de los docentes., a ser protagonistas en los mecanismos de diálogo entre escuelas y comunidades, y a ser parte de los consejos de participación de cada escuela.

“Nuestro tiempo exige formar personas;. que para informarse investiguen y busquen, personas que analicen y critiquen su realidad, personas que propongan soluciones y alternativas a problemas determinados, personas que animen y contagien la idea de que otro mundo y otra sociedad son posibles”, añadió el Hermano Moisés.

Por su parte, el director general del Instituto de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), El Dr. Jorge Navarrete Chimés, quien abordó el tema del humanismo social, donde afirmó que “México tiene una deuda social y la mayor inmoralidad de ésta, reside en el hecho de que ocurre en una nación que tiene condiciones objetivas para evitar o corregir tales daños, pero que lamentablemente pareciera optar por agravar aún más las desigualdades. México un país rico, lleno de pobres”.

Añadió que “México necesita desarrollo, pero no se trata de una noción de desarrollo limitada a los aspectos económicos, sino de desarrollo integral que implica la expansión de todas las capacidades de la persona”.

Durante el evento se reconoció a congregaciones que han marchado junto con la Unión Nacional de Padres de Familia durante este camino que ha durado ya cien años.

Pin It