Uno de los urgentes y principales problemas que ha quedado sin resolver en nuestro país es el de la violencia escolar, por lo que es necesario actuar urgentemente para eliminar este grave mal, con la presencia de los padres de familia y el fortalecimiento de los Consejos Escolares de Participación Social.

De acuerdo con los resultados del Estudio Internacional de la Enseñanza y el Aprendizaje 2013 (Talis, por sus siglas en inglés), el 10.8 por ciento de los encuestados en México reportaron daño físico de alumnos causado por la violencia entre pares, el más alto de las 33 naciones analizadas.

En días pasados, el informe Evaluación de la Oferta Educativa en Educación Media Superior, realizado por el Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE), dio a conocer que el 27 por ciento de estudiantes dijo haber recibido agresiones verbales, el 16 por ciento robo y el 15 por ciento haber sido blanco de difamaciones. Además 11 de cada 100 alumnos denunció la agresión física y ocho por ciento la discriminación o exclusión como sus principales problemas.

La violencia escolar y el acoso son factores que impactan los resultados educativos, además del desarrollo emocional de los estudiantes, por lo que se deben crear estrategias claras que permitan su erradicación.

Los Consejos Escolares de Participación Social, deben asumir el importante papel que juegan en la comunidad escolar para, desde ahí, como comunidad escolar, trabajar juntos por la erradicación de la violencia.

Se deben fortalecer los Consejos Escolares, además de la participación real y efectiva de los padres de familia en cada una de las escuelas para desde ahí combatir los males que afectan al sistema educativo, pero también como parte importante de la implementación de la Reforma Educativa con sus nuevos planes y programas de estudio.

El clima de aprendizaje y de paz es factor clave para los niños, por lo que la UNPF, además de promover la participación en los Consejos Escolares de Participación Social, seguirá implementando los Talleres para una Cultura de Paz, con lo que se suma a la urgente tarea de construir un clima de armonía dentro y fuera de los planteles escolares.

Pin It