Con la presentación del exsecretario de Hacienda, José Antonio Mead, como precandidato a la presidencia de la República por parte del Partido Revolucionario Institucional, se comienzan a acelerar los tiempos políticos y seguramente veremos una enorme pasarela que se irá incrementando en los próximos meses. Son tiempos políticos.

Pero mientras esto ocurre, la ciudadanía está inmersa en la vida cotidiana, donde día a día se enfrenta a diversos retos como la seguridad, el empleo, la economía doméstica, por mencionar solo algunos.

Además habrá temas de gran relevancia para el país, que los candidatos deberán que abordar, temas que por su importancia deberán estar presente en todo momento para los candidatos, para los partidos pero también para la exigencia ciudadana como lo son: la educación y la familia.

Mucho se ha hablado ya de la Reforma educativa, la cual surge de una demanda de las organizaciones de la sociedad civil que desde hace ya varios años la habíamos exigido y que finalmente se ha hecho realidad, pero ésta debe seguir en práctica para que sus beneficios sean una realidad y no debe ser tomada como bandera política por candidato o partido alguno, pues repetimos, su espíritu y contenido ha nacido de la sociedad y ella exigirá su continuidad.

Y por otro lado, está el tema familiar, en donde vemos un gran desgaste en esta institución que es vital para cualquier sociedad, los continuos ataques y el descuido social han afectado gravemente su desarrollo, no se la ha dado la importancia como constructora de bienestar y de paz y sus consecuencias son palpables.

La Unión Nacional de Padres de Familia, en el inicio de su segundo centenario, además de proponer políticas públicas con perspectiva de familia, trabajará fuertemente en la organización y cohesión de las familias para que juntos hagamos un frente más amplio que colabore, participe y exija leyes que nos beneficien, leyes que permitan el desarrollo integral de cada persona y que hagan de este México un país mejor.

Es momento de que la sociedad civil organizada exija compromisos de quienes aspiran a un cargo político, pero también de un compromiso social que se logra con la participación de los padres en la solución a los problemas sociales.

Las familias mexicanas debemos organizarnos para ser parte importante de los retos que tenemos como país. Es mi comentario del día de hoy, Enrique.

Pin It